La Experiencia de La Lactancia Materna

Actualmente existe un consenso mundial acerca de los beneficios de la lactancia materna exclusiva tanto para el recién nacido como para la madre y en consecuencia hay un creciente interés y preocupación por concientizar a las gestantes acerca de la importancia de este acto de alimentación natural y de sus beneficios insuperables.
Entre los mas destacados se encuentran: el estrecho vínculo afectivo entre madre e hijo, la disminución en el riesgo de presentar infecciones (especialmente respiratorias y gastrointestinales), menor riesgo del síndrome de muerte súbita, un óptimo desarrollo infantil (motor, del lenguaje, psicosocial), etc.
Sin embargo la realidad a la que se enfrentan muchas madres primerizas son principalmente las dudas que surgen a partir del momento que tienen a sus bebés entre sus brazos y todo es nuevo con respecto a este tema. Por tal motivo es de fundamental importancia la preparación e instrucción adecuada con respecto a qué sucederá en el cuerpo de la madre a partir de que nazca el bebé y las técnicas adecuadas de posicionamiento tanto de la madre como del recién nacido para instaurar un buen patrón de succión y de ahí en adelante ir solucionando cada día los retos que se presentan como son: los pezones agrietados, el taponamiento de los conductos mamarios, la mastitis, el incremento en la demanda de leche del bebé, la logística para continuar con la lactancia al regresar al trabajo, etc
A continuación menciono los errores más frecuentes que cometen las madres primerizas al iniciar la lactancia de sus recién nacidos y que pueden afectar la adecuada vivencia de ésta experiencia que es única y no debe suponer stress, malestar, angustia o dolor:
1. Posicionamiento inadecuado de la madre y el bebé: Lo cual repercute fundamentalmente en dolor de cuello espalda y brazos en la madre, succión inadecuada del bebé y grietas en los pezones que a la larga influirán en el abandono de la lactancia.
2. Iniciar suplementación adicional al calostro en los primeros días de vida del bebé:
El bebé nace con un estómago pequeño que condiciona la cantidad de calostro y posteriormente leche materna que puede recibir. Durante los 3 o 4 primeros días lo que producen los senos es únicamente calostro, que es un líquido grasoso rico en todos los nutrientes que requiere el bebé hasta que se produzca el descenso de la leche materna. Por más que la nueva madre se sienta inclinada por suplementar con fórmula, o piense que es muy poco lo que está produciéndose de éste maravilloso líquido, no es así, de hecho es todo lo que el bebé necesita para alimentarse durante los primeros días, eso sí alimentándolo cada 2 horas, con la execepción de que la suplementación sea indicada por el pediatra.
Si en estos primeros días de vida del bebé se introduce cualquier complemento adicional, puede generarse regurgitación ya que el estómago del bebé es muy pequeño y podría confundirse con reflujo gastroesofágico, cuando lo que realmente sucede es que se está excediendo la capacidad de su estómago.
3. Utilizar un tetero para dar el calostro al recién nacido porque está muy somnoliento para succionar: 
La solución adecuada si el bebé se encuentra muy somnoliento, que es lo normal durante los primeros dias de vida, es que la madre extraiga las gotas de calostro y se las dé al bebé con una pequeña cucharita, o con un gotero, de lo contrario se corre el riesgo de que el recién nacido rechace el seno ya que su patrón de succión no se ha instaurado adecuadamente.
4. Poner al bebé durante mucho tiempo a succionar en los primeros días de vida, o utilizar extractor (manual o eléctrico) con la creencia de que si se estimulan los senos la leche va a bajar más rápido:
El proceso de llegada de la leche ocurre por un cambio hormonal, al desprenderse la placenta, bajan los niveles de progesterona e incrementan los niveles de prolactina y es en ese momento cuando llega la leche, por lo cual no tiene sentido estimular los senos con extractores cuando solo hay producción de calostro. De otro lado si en los primeros días la madre coloca a su bebé a succionar por más tiempo del necesario inevitablemente los pezones se agrietaran, el tiempo de succión debe aumentarse progresivamente en la medida que crece el estómago del bebé y desciende mayor cantidad de leche.
5. Desconocimeinto del concepto “Brote o crisis de Crecimiento del bebé”:
Este concepto se refiere a una situación que se presenta como estrategia para incrementar la producción de leche materna, a medida que el bebé tiene mayores requerimientos.
Una vez ha sucedido el descenso de la leche que está influenciado por un cambio hormonal como se comentó anteriormente, la producción de leche si obedece a un juego de oferta y demanda, entre más succione el bebé más cantidad de leche se produce. El primer brote de crecimiento se presenta hacia las 2 semanas de vida del recién nacido, alrededor de la sexta semana, el tercer y el quinto mes de vida, el bebé manifestará un deseo constante de comer, lo cual puede suceder incluso cada 40 minutos; en estos días debe ofrecérsele el seno al bebé tantas veces como lo demande. El brote de crecimiento durará 1 o 2 días y posteriormente la cantidad de leche que bebe en cada toma será mayor. No debe caerse en la tentación de suplementar la alimentación con fórmula, ya que es frecuente por parte de la madre pensar que la cantidad de leche es insuficiente o de “mala calidad”.
6. No introducir a tiempo el uso del biberón con Leche Materna:
Si la madre ha decidido aceptar el reto de brindar a su bebé Lactancia exclusiva, antes de retornar a las actividades laborales es indispensable realizar una adecuada planeación de todo lo relacionado con el mantenimiento de la misma hasta el sexto mes de vida del bebé, desde la cantidad de leche extraída, su conservación, utilización, etc. Por tal motivo es fundamental introducir progresivamente el uso del biberón con leche materna extraída, una vez se ha instaurado el adecuado patrón de succión del bebé para facilitar su alimentación a través de un cuidador. Si esta tarea se posterga demasiado puede que el bebé rechace el tetero y alimentarlo se vuelva una tarea complicada.
Finalmente invito a las gestantes y sus parejas desde la etapa misma del embarazo a instruirse adecuadamente en esta maravillosa vivencia que debe significar una gran y satisfactoria experiencia de vida y en ningún caso implicar dolor, incomodidad o desistimiento, pues es el mejor regalo que podemos brindarle a nuestros hijos. Así mismo si durante el inicio de la lactancia se identifican dificultades es indispensable buscar una consultoria de lactancia, ya que en la mayoria de los casos con una adecuada asesoría podemos continuar felizmente dándole este maravilloso regalo a nuestros hijos.
Susana Restrepo
pisopelvico@sercolombia.com.co
Recent Posts

Leave a Comment

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.